EL JUEGO DE LA MOSQUETA – por Silvano Pucciarelli

Imagen cortesía Escuela de Magia e Ilusionismo (Youtube.com) – Todos los derechos reservados

Algunos de mi edad y más, conocen este juego, los jóvenes podrán haber escuchado a sus mayores decir que era un juego prohibido porque solo engañaban a la gente mostrando una cosa y la realidad era otra. De esa manera, le quitaban el dinero sin derecho a pataleo. Generalmente la gente juntaba unos pesitos y volvía por la revancha, tenían igual fin, eran engañados otra vez.

El que movía las tapitas era un TITIRITERO que tenía alrededor personas que armaban una gran obra teatral para embaucar a la gente y cada uno se llevaba una porción de la torta, por eso siempre los ganadores eran ellos, por eso mismo el juego estaba prohibido.

¿EL GOBIERNO JUEGA A LA MOSQUETA con el pueblo ?

Desde hace muchos años Uruguay tiene un personaje muy hábil tanto que logró embaucar al mundo y casi le dan el PREMIO NOBEL DE LA PAZ , para el mundo él es  humilde y buen hombre, dona su sueldo, tenía una perrita lisiada, quién no amaría a éste santo!. Cuando llegó por primera vez al palacio iba en su vieja motoneta, la misma que usaba en los atracos, toma de rehenes y asesinatos durante su época de tupamaro, la misma que cada quince días le hacía cambiar de color para despistar a la policía, pero ésto supongo que se puede decir, total el TITIRITERO moviendo sus piolines nunca va preso.

Imagen cortesía rpp.pe – Todos los derechos reservados

Y sin embargo lo convocan para dar conferencias en diferentes países, las bolsitas de azúcar tienen su foto, con su humildad es un ejemplo para el mundo.

Será el TITIRITERO uruguayo ?

Será el maestro de la MOSQUETA ?

Lo real es que suceden cosas muy raras con él a modo de ej:

Si no da el OK no se firma el TLC con Chile.

Inventa un negocio y desaparecen millones de dólares, se llamó REGASIFICADORA.

Ilusiona a un país diciendo que tenemos oro bajo el proyecto ARATIRÍ, perdiendo otra fortuna en dólares.

Inventó el TREN DE LOS PUEBLOS LIBRES (nunca funcionó).

Él decidió que Astori NO fuese candidato del FA.

Los candidatos deben tener su aprobación si o si.

Mientras él exista a Bonomi no lo toca ni el presidente.

Pero lo más interesante es ver como «humildemente» simulando ser agricultor, es quien toma las decisiones importantes, nada sucede sin su aprobación.

Y no tengan dudas que si las encuestas no mejoran será el candidato del FA.

Lo más importante de ésta historia es despertar de la pesadilla y desatarse de los piolines del TITIRITERO, muchos creyeron en la ilusión de la mosqueta pero los engañaron y PERDIMOS TODOS. El país está inmerso en una gran deuda externa, en un pozo cultural y falta de educación como nunca, en una situación de inseguridad tremenda, en la salud la gente muere porque no les quieren pagar medicamentos caros pero solo un TITIRITERO puede decirnos.

ESTAMOS BIÉN.

COMO TE DIGO UNA COSA TE DIGO LA OTRA.

Que NO SEAMOS NABOS.

Solo un TITIRITERO hace éstas cosas y logra que la gente le crea.

Pués NO jueguen más a la MOSQUETA que siempre los puede agarrar el TITIRITERO y volver a engañar.

Autor: Silvano Pucciarelli

Silvano Pucciarelli

Autor: Silvano Pucciarelli

Silvano Pucciarelli 52 años Padre de 3 hijos. Deportista exitoso en la juventud, y actual comerciante. Sin antecedentes políticos partidarios. Ciudadano de a pié cansado de ver cómo nuestro país toma un rumbo incorrecto decide hacer algo y participó del nacimiento de un solo uruguay. Al no ver resultados decide buscar los cambios desde adentro del sistema político involucrándose con el PN. Algunos antecedentes *4 campeonatos nacionales en motociclismo de velocidad categotias 125 y Superbike. *2 premios charruas al mejor deportista. *Presidente de la Federación Uruguaya de Motociclismo. *Comisario internacional de Motociclismo. *Comisario internacional del Medio Ambiente referido al deporte. *Presidente de la mesa de Un Solo Uruguay Montevideo.
Compartir TWITTEAR

One thought on “EL JUEGO DE LA MOSQUETA – por Silvano Pucciarelli”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *