¿Un país sin fronteras? – por Edgar Ippoliti

Imagen cortesía portalalemania.com – Todos los derechos reservados

El 10 y 11 de diciembre con sede en la ciudad de Marrakesh, Marruecos, se llevará a cabo la firma del «Pacto mundial de migración, segura, regular y ordenada» impulsado por la ONU y sus organizaciones satélites, como lo es en este caso, la responsable de las políticas migratorias es la OIM -por sus siglas Organización Mundial para las Migraciones-.

ONU impone a Uruguay someterse al Pacto Migratorio de Marrakesh

Nuestro bendito Uruguay es pleno firmante del pacto respondiendo positivamente a cada nefasta cláusula redactada en el mismo, el 30 de marzo en Montevideo se celebró la primera reunión entre la ONU y la Junta Nacional de Migración para presentarle los lineamientos del pacto mundial al gobierno uruguayo.

La reunión contó con la participación de Denise Cook, Coordinadora Residente de la ONU; Embajador Jorge Muiño, Director General de Asuntos Consulares y Vinculación con los Uruguayos en el Extranjero; el Ministro Consejero Pedro Valenzuela, Vicedirector de Asuntos Consulares y Vinculación con los Uruguayos en el Extranjero; el señor Matías Andrés Eustathiou, Representante del Secretario Privado del Presidente de la República; Manuel Vázquez, Unidad de Asesoría en Relaciones Internacionales, Ministerio de Desarrollo Social; la señora Myriam Coitinho, Directora Nacional de Migraciones, Ministerio del Interior y Andrés Freire, Secretario Ejecutivo de la Junta Nacional de Migración.

Tras una presentación con la exposición de la base normativa de este Pacto, junto a la agenda y fases previstas, como así también el rol de los diferentes actores involucrados. Ante esto, las autoridades uruguayas mostraron su voluntad y compromiso de trabajar en conjunto. 
Los participantes, tras la finalización de la reunión, acordaron la metodología que seguirán en los venideros meses para llevar adelante lo concordado.

Con las siguientes palabras se describe el pacto mundial de migración por la OIM:

«El acuerdo mundial sobre la migración será el primer acuerdo intergubernamental, bajo la negociación de las Naciones Unidas, y cuyo objetivo es cubrir todas las dimensiones de la migración internacional de una manera completa y holística».

Algunas cláusulas del Pacto Migratorio de Marrakesh

  • Mejorar la disponibilidad y flexibilidad de las rutas para la migración regular.
  • Utilizar la detención migratoria sólo como último recurso y trabaje hacia alternativas.
  • Brindar acceso a servicios sociales para migrantes.
  • Empoderar a los migrantes y las sociedades para lograr la plena inclusión y la cohesión social.
  • Eliminar todas las formas de discriminación y promover el discurso público para moldear percepciones de migración.
  • Promover transferencias de remesas más rápidas, seguras y baratas y fomentar la inclusión financiera de migrantes.
  • Establecer mecanismos para la portabilidad de los derechos de seguridad social y beneficios adquiridos.                                                 

El Gobierno Uruguayo apoya el Pacto Migratorio

La postura del Gobierno del Frente Amplio es clara y definida al plegarse en su totalidad a las políticas de la agenda 2030, porque cambiar algo que hasta ahora se ha basado en nuestras leyes actuales y permitir un ataque a nuestra soberanía.

Aunque los medios mantienen un silencio cómplice con el sistema político, últimamente la opinión pública a estado crítica con la migración descontrolada que ha absorbido nuestro país; con este acuerdo, la llegada de inmigrantes será eventualmente aún más descontrolada.

El gobierno uruguayo como tal, tiene la obligación de cumplir con la constitución y las leyes como fuerza lectiva, ya que este pacto impone obligaciones políticas no jurídicas a los estados firmantes. URUGUAY sin dudas tiene otras prioridades que resolver antes de hacer beneficencia con recursos públicos, con recursos suyos, míos y de las empresas que pagan muy altos impuestos.

La principal obligación a cumplir del gobierno es con los uruguayos, con su educación, con su salud con sus fuentes de trabajo, en su bienestar general y no comprometerse políticamente ante ideologías externas. En muchos de los puntos del pacto se establece la quita de obstáculos a la entrada de inmigrantes y a la vez darle todos los beneficios para que se adapten a la sociedad, desde la cédula de identidad inmediata hasta vivienda y cotas de trabajo para inmigrantes; ejemplo, los puntos 4, 5, 6, 15 y 16, todo esto yendo en desmedro de nuestros compatriotas.

La firma de este acuerdo impone una obligación de no crear y disolver cualquier tipo de requisito para que entren migrantes a nuestro país, siendo que nuestro país muestra en la actualidad grandes carencias en todo el espectro de la sociedad, desde la inseguridad hasta la educación, infraestructuras,  viviendas, desempleo, etc., y será aún peor si llegaran personas con una cultura diferente y sin ningún tipo de control, ya que no hablamos de las cantidades que llegaron hasta ahora sino de muchos miles más a partir de 2019.

El gobierno no tiene por qué estar en contra de la migración, pero sí regularla por sus marcos legales independientemente de las políticas de ONU. Nosotros tenemos el deber de defender nuestra soberanía y como Uruguayos pedirle al gobierno que se ocupe primeramente de las necesidades de nuestros compatriotas y EXIGIRLE, en este caso, el derecho a la autodeterminación como pueblo libre y soberano donde los uruguayos están primero. Cito una frase de JOSÉ GERVASIO ARTIGAS:

 “NO VENDERÉ EL RICO PATRIMONIO DE LOS ORIENTALES AL BAJO PRECIO DE LA NECESIDAD”.


Edgar Ippoliti

Autor: Edgar Ippoliti

44 años, casado con dos hijas y cheff de profesión, luego de diez años viviendo en Islas Canarias -España- encontré una sociedad diferente a mi regreso al país hace 8 años. Evangélico pentecostal desde hace 6 años, quiero combatir la ignorancia de la sociedad que es aprovechado por los globalistas para imponer un nuevo orden. Analizar y alertar sobre la destrucción de los valores con el enfoque de género yel enfoque individualista con dependencia de un Estado papá que debe controlar todo, hasta el consumo de la sal.
Posted on Categories #Geopolítica, Opinión, UruguayTags
Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *