Aarón Lara: “Lamentablemente las agendas de derechos las promueven los gobiernos”

Publicado el 6th mayo 2020 - Última Edición: mayo 5, 2020

Entre el 12 y 14 de marzo se realizó en Lima, Perú, la quinta edición del Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia. El presidente del congreso dialogó con nosotros para conocer las expectativas y conclusiones del mismo, la planificación en tiempos de pandemia y como sigue la actividad por las redes sociales para evitar la implementación de las agendas de derechos.

Imagen cortesía de publimetro.com.mx – Todos los derechos reservados

¿Qué primera reflexión se tiene tras el Congreso realizado en Lima?

La primera impresión del Congreso es extraordinaria y entusiasta, ante la  respuesta que  tuvimos, esperamos representantes de 21 países y llegaron todos los previstos más otras 2 naciones que no esperábamos, como fueron Israel y Hungría. La visita del país europeo fue muy importante al encontrarse el gobierno húngaro realizando trabajos muy efectivos para detener lo que se ha dado en llamar la ideología de género y establecer un programa universitario muy importante para desalojar esta ideología de sus planes de estudios. Tuvo una extraordinaria participación continental y con todas las dificultades de esta situación pandémica. Tuvimos la presencia de España que era fundamental para nosotros y poder darle el carácter iberoamericano. 

Aún con esta situación pandémica, ¿Cómo se viene trabajando para estar. por cuarta vez, en la OEA planteando sus visiones de las problemática actuales?

Sobre la participación en la Organización de los Estados Americanos (OEA), de parte del Congreso hemos estado muy al pendiente y en contacto con las autoridades de la misma. Ellos mismos están en un proceso de transición, acaban de reelegir al señor Luis Almagro y se encuentra reorganizando su oficina y haciendo nuevos nombramientos o confirmando otros cargos para que el staff que cuenta se mantenga. Estamos esperando novedades, no han tomado una decisión si van a mantener la realización de la 50ma Asamblea este año. Si es un hecho que no se realizará en julio y tampoco en Nassau, capital de las Bahamas, como era el proyecto original. No hay fecha ni lugar determinado para la celebración de la Asamblea General y la agenda también está muy variable, esperamos contar en las próximas semanas datos que nos puedan dar certidumbre. 

¿Qué esperan este año en cuanto a tareas de los grupos provida en los diferentes países de la región y los temas principales en la agenda para el 2021?

Es muy complicado todavía pensar en los encuentros regionales para el 2021, necesitados primero salir de la crisis, enfrentar el tema de la OEA y allí estaremos visualizando que podríamos hacer para el año próximo. Tenemos urgencias y cosas de muchas gravedad en los países sobre todo después de la pandemia vendrá una terrible crisis financiera y política. Como comité organizador no estamos todavía en cómo habremos de desarrollar encuentros regionales, quizás no por los resultados que traigan estos tiempos tan inusuales e inesperados, pero también de tantas interrogaciones. Estamos en la discusión de en dónde realizar el Congreso Iberoamericano 2021, en un principio se pensó en Brasil pero hay mucha inestabilidad política, así que tal vez tengamos que cambiar la sede, es muy temprano y estamos en un proceso donde hay más preguntas que certezas. 

¿Cómo se viene abordando la «pelea» contra la agenda de derechos que muchos gobiernos vienen promoviendo?

La batalla que libramos en contra de las agendas que se desarrolla en los países por el tema de derechos es muy desigual, siempre lo ha sido y ahora más. Normalmente estas agendas son promovidas desde el gobierno mismo y como ahora estamos enclaustrados en las casas y sin libertad para movilizarnos, todavía se hace mucho más difícil si quiera estar al tanto, estamos realmente con mucha frustración enfrentando algún tipo  de campaña a través de las redes o medios de comunicación, pero en una desigualdad bastante grave. No sabemos todavía cuando, como pero esperamos que dentro de poco podamos tener  ya una movilidad que nos permita una participación más enfática de lo que necesitamos hacer para confrontar estas agendas que lamentablemente se promueven desde el gobierno mismo. Veremos en breve, pero es una pelea sin duda desigual.

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.