Qué se puede y no se puede hacer todavía ahora que terminó la emergencia sanitaria

Publicado el 12th abril 2022 - Última Edición: abril 12, 2022

Gustavo Salle Lorier, abogado penalista y excandidato a la presidencia de la República, dialogó con Despiertamedia sobre los cambios generados con la salida de la Emergencia Sanitaria. 

Imagen cortesía de elpais.com.uy – Todos los derechos reservados

¿Qué cambios hay en materia del uso del barbijo en comercios y transporte público, con la controversia de la solicitud de continuar su uso de parte de la Cámara de Comercio y Servicios?

Primero, no debería de haber ninguna controversia, porque el tema desde el punto de vista jurídico, tanto en el orden constitucional como legal, está meridianamente resuelto y con total claridad en virtud de los textos de la constitución y de la ley. Terminado el decreto de Emergencia Sanitaria, los supuestos fácticos que ameritaban la restricción de un derecho constitucional se eliminan. Por lo tanto, rige plenamente el artículo 10 de la Constitución de la República, en la parte que establece claramente que nadie puede ser obligado a realizar una conducta que la ley no manda. 

Y las Cámaras lo reconocen. Obligatoriedad eliminada, se terminó. Que las cámaras empresariales, que los particulares, que los comerciantes, que algunos políticos, que algunos médicos recomienden, perfecto, libertad de expresión, artículo 29 de la Constitución de la República. De acuerdo a su percepción subjetiva, puede recomendar cualquier cosa, pero queda en el plano de la mera sugerencia, recomendación carente de cualquier efecto vinculatorio. Así que el tema está resuelto, no hay más discusión. Los empresarios pueden sugerir y recomendar lo que se les venga en gana, pero no tiene carácter obligatorio. 

¿Y cuándo se plantea el derecho de admisión?

 Efectivamente, se plantearon dos temas, derechos de admisión y extensión de las potestades en virtud del derecho de propiedad privada. La confusión emanó, fundamentalmente, de una conceptualización jurídica totalmente equivocada por un catedrático de derecho constitucional afiliado claramente al globalismo y a la Agenda 2030, que es el doctor Risso Ferrand.

Buscan socavar la soberanía nacional y la Constitución de la República. Equivocadamente en el diario El País habló del derecho de admisión para la exigencia del tapabocas, aun cuando ya el mismo no tiene respaldo legal y constituye un condicionamiento de la conducta del ser humano abusiva y arbitraria de parte de quien la exige.

Lo que dijo en definitiva fue un error monstruoso. La verdad que para un catedrático de derecho constitucional es una monstruosidad. Allí se genera el problema. El derecho de admisión está específicamente regulado por la ley 19.534. El ámbito de aplicación es para los organizadores de eventos y objetivamente para ese tipo de actos. Pero se encuentra plenamente reglamentado. El organizador solo puede exigir las condiciones que lo habilitan la ley y los reglamentos. No puede poner condicionamientos arbitrarios, caprichosos, abusivos. 

El contexto normativo que tenemos, tanto constitucional como legal, es meridianamente claro. No en “balde” salieron todos a cubrirse, pro que se viralizó un video de nuestra autoría, precisamente contestando y desvirtuando la barbaridad improponible que había expresado y recogido el diario El País respecto del “constitucionalizicida” Risso Ferrand. Yo tengo la prueba documental, que este sujeto fue el que instruyó a los legisladores para engañar al pueblo, atentar contra la constitución y establecer un sistema de administración de justicia dictatorial e inconstitucional. 

¿Ya pueden ingresar al país turistas extranjeros no-vacunados?

La vacunación nunca fue obligatoria. Es cierto que hubo una presión insoportable, es cierto que hubo espectáculos públicos donde se utilizaron criterios ilegales y criminales de discriminación. Es cierto que la Asociación Rural y la Federación Rural incurrieron en conductas criminales y abominables desde el punto de vista moral, ético y social, como fue pedir el pase verde para ingresar a la Rural del Prado, que nosotros debidamente en su momento relevamos.

La vacuna no es obligatoria, en el territorio nacional, a nadie se le puede exigir vacuna. Ni siquiera a los extranjeros, porque una vez que entra al aeropuerto o a la frontera seca, o al puerto, está en territorio nacional y se rige por las disposiciones constitucionales y legales del país. En la medida que no hay obligatoriedad de la vacuna, para quien esté en el territorio nacional, esta medida se extiende para quien esté ingresando al mismo. No se puede pedir vacuna para ingresar al país.

¿Cómo va a responder la gente, la sociedad, con esta posibilidad de retomar sus libertades individuales?

Nosotros vivimos un evento de carácter político, social y sanitario sin precedentes, que fue una estrategia de guerra psicológica y biotecnológica por parte de la élite contra la humanidad. Acá hay un aspecto fundamental a relevar, la elite es un puñado de seres humanos, tapados de riqueza y poder. Su preocupación existencial, su desvelo cotidiano, es mantener esa situación de absoluta inequidad y de sometimiento de ese pequeño puñado con respecto a una inmensa humanidad. 

En ese sentido, invierten ingentes cantidades de recursos para comprar los mejores cerebros del planeta tierra para que diseñen las estrategias de sometimiento. 

Obviamente, han sido plenamente exitosos a lo largo de la historia para mantener el status quo de sometimiento de la mayoría ante ese pequeño y poderoso puñado de amos del mundo. 

La plandemia fue una estrategia de guerra para poder llevar adelante, precisamente, un tipo de sometimiento inédito. Es decir, un tipo de sometimiento desconocido hasta el momento. Es cierto que cuentan con todos los elementos para realizar la manipulación externa: sistemas de educación, sistemas políticos, propaganda; de forma tal que el ser humano desde que nace está recibiendo por parte del sistema estímulos para mantenerlo en situación de sojuzgamiento y sometimiento. 

Pero, la revolución tecnológica, la revolución de la biociencia, la revolución de la neurociencia, todas estas disciplinas combinadas en experimentos multidisciplinarios, le han dado a la élite la posibilidad del dominio interno del ser humano. Es decir, poderlo gobernar desde su interior, a través de la neuromodulación, que ya está vigente.  El cese de la emergencia sanitaria implica el final de la pandemia y un paso más hacia la promovida “nueva normalidad”

 Estamos recién en la primera etapa de esto que les he venido describiendo. Estamos hablando del poder total y absoluto de la élite sobre el ser humano. Vendrán nuevos ataques, vendrán nuevas estrategias, vendrán nuevos mecanismos de sometimiento, vendrán nuevas plandemias que generen terror. Porque la emoción del terror que obnubila el razonamiento del ser humano es la mejor situación en la que se puede someter a la humanidad para que los amos del mundo los tengan totalmente controlados mediante la renuncia voluntaria a la libertad que hace el individuo aterrorizado.

Recién comienza esta nueva etapa y, por lo tanto, también para nosotros recién comienza la resistencia. Se puede resumir en resistencia a la Agenda 2030 que proviene del Foro de Davos.

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.